Desatando es un proyecto que surge a fines de 2010, de la mano Colectivo de Acompañantes Juveniles del Instituto de Recuperación de Adolescentes de Rosario (IRAR), con la intención  de producir algo escrito, en donde los adolescentes fuesen los protagonistas. Con este objetivo, se conformó un amplio grupo de trabajo entre los mismos acompañantes, integrantes de la Cooperativa de Comunicación La Brújula, estudiantes de comunicación social y la UNR, quien financió la impresión de la primera revista luego de que el proyecto ganara un concurso en la Secretaría de Extensión de la facultad de Comunicación Social.

A partir de entonces, comenzamos a diagramar y a trabajar entre todos, en una serie de talleres junto a los jóvenes. Los encuentros se hacían de forma semanal, con distintas actividades que de a poco fueron concretando la revista que luego llevaría el nombre “Desatando el Nudo de la Garganta”, nombre aportado por Fede, uno de los chicos alojados en dicha institución por aquel entonces..

Lo fundamental y más valioso de este proyecto, es que Desatando comenzó desde cero, a partir de un trabajo continuo y progresivo. Junto a los jóvenes y acompañantes juveniles, le fuimos dando forma y color al proyecto. Destacamos lo que para nosotros es lo más significativo; que la revista fue pensada y producida entre todos, desde el formato y el nombre, hasta el contenido. El objetivo principal, y lo que más nos entusiasma, es la idea de poder hacer una revista en donde los mismos adolescentes escriban, digan lo que piensan, lo que sientan; digan para qué hacer una revista, quiénes la pueden leer y sobre qué cosas quieren escribir.

En 2010 dimos el primer punta pié a este hermoso proyecto que perdura y sigue creciendo, año a año. Junto a los acompañantes de IRAR, junto a la Cooperativa La brújula y por sobre todo,  junto a los jóvenes que son los verdaderos protagonistas de la Desatando.


Desatando Nº1 - Marzo 2010

En marzo de 2010, dimos inicio al primer ciclo de talleres en IRAR, con el objetivo de producir una revista junto a los jóvenes allí alojados. Se trató de un proceso lento, de ir conociéndonos, trabajando en conjunto, escribiendo y aportando ideas para la revista. En este primer ciclo de talleres, uno de los jóvenes, Fede, aportó el nombre que para nosotros sería una especie de síntesis de lo que esperábamos que fuera la revista: “Desatando el Nudo de la Garganta”, en tanto que la revista para muchos pibes representó eso, un espacio donde hablar, donde expresar, canalizar angustias, deseos, etc.

La primera edición de Desatando, fue un grito en el aire, un grito de socorro; fue como decir, “¡Aquí estamos!” Con escritos de los pibes que hablaban del encierro, de sus angustias, miedos…Pero también con escritos que fantaseaban, que contaban historias imaginarias y divertidas. Esta primera edición fue el punto de partida para un trabajo de muto aprendizaje y crecimiento, en donde la revista sería el soporte desde donde dialogar con los pibes y desde donde escucharlos y mirarlos no con la mirada estigmatizante que muchas veces la sociedad los mira, sino para mirarlos apenas como pibes.

Indice: