Lunes, 21 Marzo 2016 00:15

El salario más IVA

Escrito por  Mariano Abrach

Uno de los anuncios concretos del discurso de presidente Macri en la inauguración de sesiones del Congreso fue la propuesta para devolver el IVA en la compra de los productos de la canasta básica alimentaria. Esta es una medida que apunta a “cuidar los ingresos ante una inflación que está pulverizando el salario”, según lo definió el Director Ejecutivo del CIPPES Pablo Gallo, explicando la propuesta elaborada desde su institución

El pasado 1º de marzo, en su discurso a la Asamblea Legislativa inaugurando las sesiones ordinarias del 2016, el presidente Mauricio Macri anunció una futura propuesta para la devolución del IVA aplicado a los productos de la canasta básica alimentaria. Esta medida, que aún no se materializó en un proyecto concreto, parte del trabajo de organizaciones que han estudiado este tema en los últimos años con la intención de que se concrete en una política pública para proteger y mejorar los ingresos de los sectores sociales de menos recursos, así como colaborar para un sistema impositivo menos regresivo.

Una de dichas organizaciones es el Centro de Investigaciones Participativas en Políticas Económicas y Sociales (CIPPES), desde la cual se creó el proyecto de Sistema de Reintegro Social del IVA cuyo informe fue publicado en junio de 2013  Pablo Gallo, Director Ejecutivo del CIPPES en conversación con La Brújula de la Mañana remarcó que “no hay manera de justificar que hoy se le siga cobrando impuestos a los más pobres por los alimentos que consumen”.

Elaborando en esto, señaló que actualmente existe una “escalera de injusticia tributaria” en la cual el primer peldaño es “la situación de que a la familia o a las personas de menores recursos, en la pobreza o indigencia, se le cobra un impuesto cada vez que compra los alimentos que necesita para sobrevivir”. Por ello su proyecto apunta a “resolver una de las injusticias más grandes en términos tributarios”.
Uno de los riesgos posibles que implica esta propuesta, reside en que por ejemplo las grandes cadenas de supermercados se adelanten a la implementación del proyecto y aumenten los precios antes diluyéndose así el efecto buscado. Gallo indicó que el trabajo realizado por el Centro contempla esta situación conociendo la concentración de estas cadenas de mercados, proponiendo la devolución del IVA a través de una bancarización (que ya existe, en lo que respecta a este proyecto, por el cobro de las jubilaciones y de los planes sociales).

A su vez, la bancarización podría producir que el consumo se vuelque a los comercios concentrados reconociendo que muchos de los pequeños negocios (“de proximidad del vecino”, dentro de los barrios) no tienen la posibilidad de cobrar con tarjetas de débito o crédito. Para ello, desde el CIPPES se postula complementar la devolución del IVA con “un sistema de posnet federal entregados a los comercios a cambio de que blanqueen su situación a través de un monotributo social, que implique costos mínimos en relación a las ganancias que van a obtener a partir de que el vecino pueda indicar en su propio comercio la devolución del IVA y no tener que trasladarse a comercios mayoristas o comercios de grandes superficies”. Esto, además, permitiría blanquear un sector de la economía nacional llegando a los barrios con beneficios (mutuos) y no con presión impositiva sobre los pequeños comerciantes.  

El alcance social de la devolución, según quien lo propone

La propuesta de Mauricio Macri en su discurso del 1º de marzo estuvo dirigida los jubilados que cobran el haber mínimo y a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo. Mientras lo enunciado en la apertura de sesiones del Congreso no se concretó en un proyecto de ley del Ejecutivo, legisladores de distintos partidos han elaborado sus propias propuestas.

El radical pampeano Daniel Kroneberger es el impulsor de uno de esos proyectos, planteando la eliminación del IVA de los productos de la canasta básica y de medicamentos para todos los consumidores. El también radical Marcelo D’Agostino planteó quitar este impuesto a los alimentos de la canasta familiar, los útiles de la canasta escolar y los alimentos para celíacos.
Desde el Frente Renovador encabezado por Sergio Massa también está trabajándose en un proyecto propio, del cual aun no se revelaron detalles. Y por último, el legislador sanjuanino del Frente para la Victoria Daniel Tomas presentó un proyecto para reducir a la mitad el IVA en los productos de la canasta familiar.

En tanto, el proyecto del CIPPES es de mayor alcance pero con dos fases de implementación: la primera, coincide con el planteo del gobierno nacional buscando favorecer al sector de ingresos menores, y una segunda fase que incluye avanzar sobre el sector medio y medio bajo que es un sector que no ha recibido mayores beneficios en términos de políticas sociales, mientras “están poniendo el hombro” según lo define Gallo.

Muchas propuestas para una medida en torno a la que se debate hace años sin ser implementada y que, más allá de quien impulse los proyectos de ley, en última instancia dependerá de una decisión tomada desde el Poder Ejecutivo lo cual no se realizó en el gobierno de Cristina Kirchner y el de Mauricio Macri por lo pronto no pasó de lo discursivo.

Foto: PoliticaArgentina.com